Noticias > Artículos de opinión

Y la reforma tecnológica llegó al sector financiero… gracias a la crisis

13 Diciembre, 2015

Por Raúl Gómez, Gerente de Cuentas Sector Banca de MTP
Profesor del área de Economía Financiera y Contabilidad - FCJS, Universidad Rey Juan Carlos

"Amigos, que la Fuerza os acompañe en un apasionante 2011", esta es una de las felicitaciones que recibí en las últimas Navidades. Y la verdad, es que a la frase no le falta nada de razón, ya que en los últimos años el sector bancario y financiero en general, ha pasado de ser un negocio serio y reservado, a ser la estrella mediática en telediarios y periódicos, y no precisamente de las páginas color salmón.

La quiebra de Lehman Brothers en 2008 y las intervenciones que se realizaron en paralelo en bancos de todo el mundo desencadenaron una serie de decisiones regulatorias como la implantación de una tasa bancaria sobre las entidades intervenidas, la restricción de los bonus a los directivos de entidades financieras o la nueva normativa sobre requisitos de capital definida en Basilea III. La versión española de esta tendencia intervencionista ha sido la reestructuración del sector bancario, más concretamente de las Cajas de Ahorro, dirigida por el Gobierno, instrumentada por Banco de España y financiada por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). Esta reestructuración ha provocado en una primera instancia la fusión de cajas de ahorros, justificada por la mejora en la eficiencia y solvencia de las entidades originada por economías de escala.

En cualquier manual de Fusiones y Adquisiciones (M&A) utilizado en cualquier universidad se identifican cuatro fuentes de sinergia en operaciones de fusión: mejora de los ingresos, reducción de costes, ganancias fiscales y menores costes de capital.

Todas estas justificaciones son aplicables en mayor o menor medida a cada una de las fusiones de cajas españolas que estamos observando. Por ejemplo, el objetivo de abaratar la financiación de las cajas con menores costes de capital al permitir a éstas acceder a los mercados de capitales, es el motivo que ha provocado la bancarización recientemente anunciada de La Caixa, Banca Cívica, el Banco de Financiación y Ahorro (del SIP de Caja Madrid y Bancaja), etc.

Pero, de entre todas las justificaciones anteriores, una de ellas es crítica y está presente como asunto prioritario en todos los planes de fusión: se trata de la reducción de costes gracias a los procesos de integración de servicios centrales y de plataformas tecnológicas. Parece obvio que, si en lugar de tener que mantener "la informática" de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja, mantenemos sólo una plataforma tecnológica los ahorros de costes serán importantes. Sin embargo, un proceso de integración tecnológica de esta magnitud es bastante complicado.

El verano pasado (22 de Julio de 2010) The Economist publicó su artículo "Computer says no" (la computadora dice no) donde argumentaban que el sector bancario, a nivel global, necesita reformas tecnológicas casi tanto como nuevas normativas ("Big banks need IT reform almost as badly as regulatory change"). La banca fue la primera que empezó a utilizar los "Mainframe" en la década de los 60 (hace ya más de 50 años) y estos sistemas se siguen utilizando, en la mayoría de los casos basándose en programación Cobol. El migrar esta tecnología a otros sistemas más modernos y baratos es algo que no se ha acometido por el riesgo que ello implica.

Según Martin Whybrow de IBS Intelligence la mayoría de los grandes bancos están enfangados en la decisión de cómo seguir adelante y cómo acometer las reformas tecnológicas que necesitan.

Pero las carencias no sólo están localizadas en la tecnología que soporta los sistemas o en los lenguajes de programación utilizados. Desde una perspectiva metodológica, el nivel de madurez del ciclo de vida del software de los bancos a nivel internacional es muy bajo. Como referencia, Caixa Galicia ha sido la primera entidad financiera europea y segunda en el mundo en obtener el nivel 5 de CMMI. El resto de entidades en el mejor de los casos llegan al nivel 3, si es que no están luchando contra el cambio conceptual que implica evolucionar del nivel 1 al 2, batalla en la que se encuentra inmersa Caja Sol, por citar un ejemplo.

Esta baja madurez en el ciclo de desarrollo provoca impactos negativos en el negocio:

  • Desde la perspectiva de la construcción de software, la mala definición y priorización de requisitos provoca ineficiencias que se materializan en retrabajo, más horas de programación, retrasos en fechas de entregas y sobrecostes.
  • Desde la perspectiva del usuario final, las incidencias que se producen en producción por carencias en la construcción o integración del software se traducen siempre en costes, al tener que:                                    
    • Compensar la mala imagen generada y el riesgo reputacional que ello implica.
    • Dotar de recursos a los Call Center que atienden las reclamaciones de clientes.
    • Compensar a clientes de pérdidas ocasionadas por estas incidencias.
    • Cubrir quebrantos en operaciones de mercado.
    • Mantener grandes equipos de mantenimiento de aplicaciones que se ven obligados a intervenir constantemente.                                                                                                                                                                                                         

En el idioma chino, la palabra “crisis” (危机, weiji), se compone de dos ideogramas: Wēi (危) que se traduce como “peligro” y Jī (simplificado: 机, tradicional: 機) que, entre varias acepciones se puede traducir como “oportunidad”. La llamada “crisis subprime” ha provocado una histórica reordenación del sistema bancario que implica grandes procesos de integración tecnológica. Las entidades españolas, debido a los procesos de integración en los que están inmersos, tienen ante sí la oportunidad de acometer las reformas tecnológicas que el sector necesita desde hace ya mucho tiempo. El saber aprovechar estas oportunidades terminará provocando el éxito o el fracaso de estos procesos de fusión más allá de lo que digan las voces de los expertos.

Si desea ampliar la información sobre la propuesta de Calidad del Software para el Sector Financiero de MTP, no dude en ponerse en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Compartir