Creando puentes: un repaso al estado de la Experiencia de Usuario para 2020 (II)

13 febrero, 2020

Experiencia de Usuario

Publicamos hoy el segundo post de la serie que dedicamos a tendencias de diseño UX (User eXperience) para este año 2020, con la descripción de otras tres de estas tendencias principales.

Tras el primer post en el que hablábamos de tres de las principales tendencias relativas a la experiencia de usuario – incluyendo en el proceso la parte inicial del diseño y configuración de software y aplicaciones, así como de las pruebas y puesta en marcha-, abordamos hoy tres tendencias que hablan del proceso creativo y de factores como un proceso colaborativo y una buena organización de la información, que incidirán en que la experiencia de usuario (UX) sea satisfactoria.

No hay que olvidar otras columnas sobre las que se sustenta esta experiencia de usuario (servicios que ofrecemos también en MTP dentro del concepto global de Digital Business Assurance), como son la calidad del software (aseguramiento de la calidad, QA), ciberseguridad y DevOps & Agile.

En esta relación de tendencias, nos basamos en el informe ‘The state of UX in 2020’.

4. Crear siendo prácticos

Agregar nuevas características a un producto es relativamente fácil. Asegurarnos de que estamos resolviendo los problemas correctos no lo es.

Los productos comienzan pequeños y simples. Hacen una cosa realmente bien, y esa es la razón principal por la que tienen éxito.

Pero pronto, el equipo detrás del producto llega a la conclusión de que debe hacer más. Se añaden características, se cubren nuevos casos de uso y las funcionalidades se vuelven más sofisticadas con el tiempo. 

A menudo, después de agregar varias funciones, es demasiado tarde para que el equipo vuelva atrás. La propuesta de valor original del producto, que es lo que atrajo a los usuarios en primer lugar, ahora se diluye. La experiencia de usuario va mermando a medida que el producto se vuelve más complejo y menos importante para los que lo usan. 

Los buenos productos hacen menos, pero son mejores.

En 2020, ser práctico con nuestros diseños significa saber que nuestro trabajo no es mantener ocupados a los desarrolladores, sino resolver las necesidades de los usuarios. Significa preocuparse más por ellos y el impacto de nuestro trabajo que por el trabajo en sí.

5. La desaparición de los archivos de diseño

En 2006, Google Docs cambió la forma en que trabajamos: no más archivos adjuntos en nuestros mails. Ahora está ocurriendo una transformación similar con los archivos de diseño: finalmente podemos racionar nuestro flujo de trabajo mientras colaboramos con otras disciplinas en tiempo real.

En 2019, hemos visto que los diseñadores de empresas de todos los tamaños cambian gradualmente su flujo de trabajo a un modelo sin archivo, ya sea anotando ideas en Dropbox Paper, definiendo la estrategia de contenido en una hoja de cálculo de Google, organizando información de proyectos en Notion, creando wireframes en Whimsical, o diseñando la UI completamente en Figma.

A medida que las empresas se orientan al diseño, las herramientas SAAS (software as a service) abren nuevos niveles de colaboración.

Aunque de primeras, muchos diseñadores tenían reservas sobre permitir que otras personas vean y sigan su trabajo en tiempo real, poco a poco se están dando cuenta de que los beneficios de esta manera de colaborar superan en gran medida las desventajas.

Como diseñadores de productos, nuestro valor no es solo crear prototipos y maquetas. 2020 será el año para enfocarnos en herramientas que aumenten nuestra capacidad de colaboración y nos ayuden a llegar a nuevos límites en el diseño y el trabajo con otros departamentos.

6. Más énfasis en la arquitectura de la información

A medida que la mayoría de nuestras interacciones sociales y comerciales se trasladan al espacio digital, necesitamos encontrar nuevas formas de ‘mapear’ y visualizar estos nuevos ecosistemas que creamos y en los que – también – vivimos.

La arquitectura de la información es una parte fundamental del diseño digital, pero ha sido menos prominente en el discurso del diseño en los últimos años.

Cuando el mercado del software estaba in crescendo, la presión de lanzar productos rápidamente obligó a las empresas a copiar las estructuras de la competencia. El incentivo para solucionar problemas de configuración era bajo, ya que requería mucho trabajo extra; la recompensa no estaba clara y tampoco el camino para llegar allí.

En 2020, necesitamos aprovechar nuestras habilidades de visualización para dar sentido a la imagen más amplia del entorno de información de un producto, en lugar de centrarnos únicamente en su interfaz.

Próximamente concluiremos con un tercer post esta serie sobre las tendencias de diseño UX para 2020.

Jonathan Rueda

Departamento de UX de MTP

(Fuente: Información adaptada de https://trends.uxdesign.cc )

Post de la serie: I y III.

Ver más historias