Creando puentes: un repaso al estado de la Experiencia de Usuario para 2020 (I)

6 febrero, 2020

Experiencia de Usuario

Analizamos con una serie de post que iniciamos hoy la situación y lo que se espera del diseño UX (User eXperience, una de las áreas de trabajo de MTP) en este año 2020. Os contamos tres de las principales tendencias.

La experiencia de usuario (UX, acrónimo de User eXperience), es vital a la hora de que un producto digital tenga éxito. Que el usuario se sienta cómodo con la interacción de una página web o aplicación, y que además de atractiva, le resulte ágil y, sobre todo, útil, debe ser objetivo prioritario de todo desarrollador.

En MTP trabajamos en UX, área clave de Digital Business Assurance junto a otros pilares de negocios digitales como son aseguramiento de la calidad (QA), ciberseguridad y DevOps & Agile. En todas estas áreas, en MTP estamos en continuo proceso de investigación y formación, para conocer las últimas tendencias e innovaciones que luego aplicamos a los servicios que prestamos a los clientes.

Vamos a iniciar con este post una serie de contenidos sobre el presente de la Experiencia de Usuario (UX). Tomando como referencia el informe ‘The state of UX in 2020’, pretendemos resumir y poner de relieve, de una forma holística y optimista, cómo se espera la visión del diseño UX para lo que queda de año, repasando los desafíos y oportunidades que tenemos en el futuro inmediato. Y, por supuesto, aprovechar este conocimiento para orientar nuestro trabajo y aplicar los aprendizajes pertinentes para cada caso.

Comenzamos hoy con las tres primeras tendencias o líneas de evolución del sector.

1. Combatir las “Fake News”

El aumento de videos falsos y la información errónea que se utiliza, sobre todo,  en el terreno político, hace cuestionarnos, como sociedad, cuál es la realidad.

Como diseñadores de productos digitales, ya no solo en este año si no para la próxima década, debemos centrar nuestros esfuerzos en diseñar para lograr transparencia y alentar el pensamiento crítico de nuestros usuarios.

Tenemos mucho trabajo por delante: diseñar herramientas para filtrar contenido falso, hacer que los usuarios sean más conscientes de la información que consumen y detener la propagación de desinformación.

Pero, lo más importante, seremos responsables de crear conciencia dentro de nuestras empresas, organizaciones o instituciones, establecer principios en torno a la verdad e informar de las entidades que sacan ventaja del mal uso de nuestras productos o servicios.

2. El auge de las “microcomunidades”

Las grandes comunidades en línea donde los diseñadores pueden hablar libremente y aprender unos de otros dejan mucho que desear. En cambio, las microcomunidades están creciendo. Son sitios donde reunirte con varios colegas de profesión, algún que otro mentor fuera de la burbuja y para crear tu propia caja de resonancia si quieres tener conversaciones más honestas y profundas sobre el diseño.

Si bien las grandes comunidades online juegan un papel importante para hacer que el diseño sea más accesible para todos, tenemos que volver a centrarnos en las pequeñas que construimos para obtener el máximo valor la información que nos transmitimos.

Todo esto no significa que los diseñadores hayamos dejado de dialogar entre nosotros; solo significa que estamos migrando a un nuevo tipo de comunidad, más íntima y centrada.

En 2020, las discusiones más relevantes en diseño se estarán volviendo locales, auténticas y centradas. Las grandes comunidades se convierten principalmente en una forma de encontrar y construir otras más pequeñas. En un mundo donde todos se gritan unos a otros, las charlas más tranquilas y reflexivas se vuelven increíblemente beneficiosas.

3. El diseño es un deporte de equipo

El viejo estereotipo del ‘diseñador rockstar’ está – afortunadamente – desapareciendo. Los equipos digitales van creciendo y los proyectos se vuelven más complejos; los diseñadores son valorados por la colaboración y el trabajo en equipo, en lugar de centrarse en tareas aisladas y específicas. La verdadera cooperación requiere un conjunto de reglas, no un conjunto de roles.

Además, nuestra capacidad natural como diseñadores para empatizar con los demás y comprender sus motivaciones también puede funcionar a nuestro favor dentro de las empresas.

En 2020, ser un facilitador en nuestra empresa significa unir al equipo hacia un objetivo común, controlar el ego y crear un espacio para la colaboración, independientemente de los títulos o las áreas de diseño diferentes que nos encontremos en los equipos.

Próximamente publicaremos nuevas tendencias en post que darán continuidad a este inicial de la serie.

Jonathan Rueda

Departamento de UX de MTP

(Fuente: Información adaptada de https://trends.uxdesign.cc )

Post de la serie: II y III.

Ver más historias