Francisco Parada: Creatividad e innovación, de las miniaturas al trabajo en MTP

21 febrero, 2020

'MTPeros'

Francisco Parada es el compañero de MTP que traemos hoy a esta sección. En su trabajo en MTP como analista de código estático y desarrollador de reglas de calidad, puede desarrollar la misma creatividad y ganas de innovar que tiene en su principal afición: pintar miniaturas. Te invitamos a descubrir cómo estos valores se trasladan al trabajo diario en MTP, empresa de Digital Business Assurance.

«Hola, me llamo Francisco Parada y trabajo en MTP en el proyecto de la GISS, como analista de código estático y desarrollador de reglas de calidad con Kiuwan.

Francisco Parada - MTP 2
Francisco Parada – MTP

Mi hobbie es pintar miniaturas. Al principio, todo comenzó de adolescente; a los 20 y pico años, montaba y pintaba mis miniaturas de plástico y por aquel entonces también plomo, de un juego que se llama Warhammer,

Al principio las pintaba como ‘me salían’ para jugar y con la práctica fui mejorando. Al pasar los años me he exigido más y he estado formándome, todo ello para pintar mejor y disfrutar más de mis miniaturas y del juego, y hacer pequeños encargos a amigos.

Además de estos pequeños encargos doy cursos de pintura con aerógrafo, un instrumento de precisión que además te facilita mucho el trabajo.

¿Qué valores y similitudes veo entre el hobbie y el trabajo?

Aunque no están directamente relacionados hay muchos aspectos de fondo, como por ejemplo la creatividad o la innovación.

En el caso del trabajo muchas veces a la hora de desarrollar una regla de calidad tienes que ser creativo o pensar de forma distinta. Lo mismo ocurre con los cursos de aerógrafo o cuando me enfrento a una miniatura o un proyecto nuevo. Pienso en el contexto y me hago estas preguntas: ¿dónde se encuentra la miniatura? ¿qué está haciendo? ¿cómo ha llegado ahí, qué rasgos me interesan controlar o destacar?

El ámbito de los cursos de aerógrafo es similar a trabajar en equipo o ayudar a un compañero, tienes que poner pasión y ser capaz de comunicar. En muchos cursos igualmente debes ser positivo, dar a entender que con esfuerzo se consigue el objetivo y que no pasa nada porque las cosas no salgan a la primera: del error se aprende.

De hecho, en los cursos del aerógrafo es donde más se ve esto en los alumnos, y no solamente aprenden ellos si no que es mutuo.

He realizado pequeños encargos, para amigos e incluso para compañeros del trabajo, siempre acordando unos plazos y manteniendo el compromiso y la responsabilidad en cuanto a calidad del trabajo.

Aprovecho para dejar mi instagram, y si a alguien le interesa aprender a pintar con aerógrafo, ¡que no deje de escribirme! «

Francisco Parada

Analista de código estático y desarrollador de reglas de calidad

Ver más historias