Íñigo San Martín: Pasión por la música, que es también escuela de valores

13 marzo, 2020

'MTPeros'

Volvemos a la sección ‘MTPeros’ con un protagonista que acaba de llegar a la empresa. Íñigo San Martín se ha incorporado al departamento de Recursos Humanos de MTP, y nos habla en este post de su afición principal: la música. A través de un instrumento como la trompeta desarrolla valores como la pasión, responsabilidad y la creatividad.

“¡Hola compañeros MTPeros!

Soy Íñigo San Martín y estoy en MTP, empresa de Digital Business Assurance, desde hace poco más de un mes. Me podéis encontrar en Recursos Humanos, ayudando a mis compañeras, pues actualmente me encuentro realizando una beca en este departamento.

Hoy os vengo a hablar del mayor hobbie que he tenido en mi vida: la música; más concretamente, la trompeta.

Comencé en el mundo de la música bastante pequeño, con unos 8 años. Entré en el conservatorio y no se me ocurrió una mejor idea que elegir la trompeta como instrumento, pues tenía que elegir el que más alto se iba a escuchar.

Durante mis más de 14 años de experiencia con la trompeta, os puedo decir que mi pasión ha ido aumentando: terminé el conservatorio; montamos un programa para colegios de divulgación musical; me cogieron en una de las mejores bandas de España; estuve en otro par de orquestas con proyectos bastante ambiciosos y, hasta estuve como solista en una orquesta.

Pasión por la música

Creo que, a través de mi pasión por la música, he aprendido a ser más responsable al tener que compaginar mis estudios con la música; he aprendido a comprometerme y comunicarme con mis compañeros y a innovar por un camino poco explotado y muy bonito. Además, la música te permite, aparte de desarrollarte como persona, expresarte y ser creativo, lo cual siempre me ha servido como salvoconducto, y se alinea completamente con los valores de MTP.

Cuando la gente se entera de que soy músico, me suelen comentar que llevan años soñando con aprender a tocar el piano, la guitarra, el violín…Y siempre les digo lo mismo: ¡Hoy en día tenemos todas las facilidades y más en internet, así que siempre puedes probar y si realmente te gusta, apuntarte a alguna clase! ¿O es que acaso no nos apuntamos a clases de inglés, de crossfit o de paddle?

Me despido diciendo que, si llevas tiempo con un runrún por la música, en ningún caso te va a decepcionar, pues el mundo de la música es duro pero muy gratificante.

Un saludo.”

Íñigo San Martín Huarte

Becario de RRHH MTP

Ver más historias