No hay cliente pequeño en Digital Business Assurance

No hay cliente pequeño

mtp
Por mtp

A lo largo de mi experiencia laboral puedo afirmar que no hay cliente pequeño. No todos los proyectos DBA (Digital Business Assurance) tienen la magnitud de las grandes RFP (Request for Proposals) que requieren de la participación de 50 personas. Eso está muy bien, nadie lo pone en duda. Pero la sensación de ver un cliente que empezó con una persona y, paso a paso, ha podido llegar a tener un equipo de diez cuando inicialmente sólo tenía presupuesto para uno… eso es satisfacción.

Muchas veces nos encontramos en MTP DBA con clientes que quieren empezar a trabajar con servicios de pruebas, que normalmente empiezan con un piloto o introduciendo a una persona para comprobar si, lo que tienen en la cabeza,  se puede llevar a cabo en su organización.

La magia de un service manager es convencer en ese piloto, o arranque del servicio con una única persona, que nuestra empresa es la que necesita el cliente para desarrollar ese servicio, en cualquiera de las áreas de trabajo en las que desarrollamos nuestra actividad: calidad de software (QA), ciberseguridad, experiencia de usuario (UX) y DevOps&Agile.

Para conseguir ese objetivo, por nuestra parte son claves cuatro factores:  trabajo, confianza, tiempo y personas. Y por parte del cliente, la más importante: escuchar. Nadie regala nada y a través de nuestro trabajo tenemos que conseguir la confianza del cliente. Esto es imposible de cumplir si no tenemos al personal adecuado y tiempo para demostrarlo.

En este sentido, nos sirven de gran ayuda los continuos cursos y programas de formación que MTP organiza para los empleados, así como para personas ajenas a la empresa, para la puesta al día en todos aquellos aspectos que afectan a nuestro negocio DBA (Digital Business Assurance), como calidad de software (QA), ciberseguridad, experiencia de usuario (UX) y DevOps&Agile. De igual forma, desde la empresa MTP se potencian los valores en los que se basa nuestro desempeño profesional: Pasión, Comunicación, Responsabilidad, Innovación, Compromiso y Positivismo.

Mi experiencia con los distintos clientes para los que he trabajado me confirma que, haciendo bien las cosas, aportando y haciendo nuestros los servicios, a los clientes les das argumentos para que crezcan los departamentos de testing. Esto se hace realidad con personas, con la correcta formación y que estén involucradas y quieran ‘tirar del carro’. ¡Démosles a las personas la importancia que tienen! Sin ellas no se crece, solo se da un servicio; el que te has encontrado al llegar, sin posibilidad de crecimiento.

Yo puedo hacer muy bien mi trabajo, pero sin un equipo que lo respalde no voy a conseguir los objetivos. Volvemos a la confianza. Esas personas que se esfuerzan y representan los valores de MTP son los que lo hacen posible.

No hay cliente pequeño, lo que hay es la oportunidad de montar un servicio grande desde 0.

Es una rueda de la cual todos nos beneficiamos. Si yo crezco, el cliente crece; si yo tengo el conocimiento debo proponer, el cliente debe confiar y apoyar mis propuestas. Yo debo velar por seleccionar a la gente adecuada y conseguir que aporten. Si no se aporta más de lo que se esperaba el primer día, entonces no se crece.

En los proyectos para clientes en los que se empieza con un equipo reducido, la confianza suele ser mayor, lo que favorece la relación. Se evita involucrar a la Dirección, ya que los problemas siempre se gestionan de forma ágil y eficaz en un escalón inferior y se impide que se conviertan en graves. El equipo suele ser más estable, porque todos entran para aportar en lo que se necesita y cuando se necesita, no porque lo ponga en la RFP. Y la sensación de aporte y satisfacción va en las dos direcciones.

Por todo esto confirmo:  No hay cliente pequeño, sólo hay clientes en proceso de crecimiento.

 

José Luis Ruiz

Jefe de proyectos