Nuestra huella ambiental comienza con el desplazamiento al trabajo: consejos para reducirla

26 mayo, 2022

Noticias MTP

El impacto ambiental que ocasiona la actividad de MTP, según el cálculo realizado dentro del proceso contemplado en el Registro de Huella, Compensación y Proyectos de Absorción de CO2, se debe principalmente al consumo eléctrico y a los desplazamientos entre los domicilios y el centro de trabajo. Para que estos viajes dejen la menor huella posible, MTP se suma a las recomendaciones que buscan una reducción de emisiones y ahorro energético.




    Como ya contamos en el Blog, MTP tiene como objetivo la reducción del impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por su actividad empresarial. Para ello, MTP promueve un cálculo de su huella, establece medidas para la reducción y participa en proyectos medioambientales de compensación, como el de la reforestación de una zona de la Sierra de Gredos.

    Según el cálculo realizado por MTP para cuantificar su huella de CO2, el consumo eléctrico de los diferentes centros de trabajo y los desplazamientos de sus profesionales entre el domicilio y las oficinas representan un elevado porcentaje de dicha huella, especialmente, esta última actividad. Al ser las actividades de mayor impacto, el Plan de Reducción de la huella de carbono incluye medidas específicas, como la utilización de fuentes renovables para todo el consumo eléctrico de la empresa.

    Plan de reducción y recomendaciones para el ahorro en viajes

    Con la progresiva normalización de la actividad tras la pandemia, vuelven a ser relevantes los viajes, especialmente, los realizados en el vehículo particular. Una conducción eficiente, que favorezca el ahorro y la disminución de la emisión de gases, contribuirá a hacer que estos viajes tengan menor huella y sean más respetuosos con el medio ambiente.

    Enumeramos a continuación una serie de consejos que asumimos desde MTP y difundimos en nuestros centros de trabajo dentro de una campaña de concienciación para los profesionales de la empresa. Son una docena de actitudes al volante que reducirán tangiblemente la huella de CO2 que producimos (y que incluso nos ayudarán a mantener los nervios a raya):

    1. Arrancar el coche sin pisar el acelerador.
    2. Cambiar a la 2ª marcha inmediatamente al comenzar a circular.
    3. Mantener las revoluciones del motor en los niveles adecuados para nuestro coche.
    4. Tener una conducción lo más fluida posible, sin frenazos, sin aceleraciones ni brusquedades innecesarias.
    5. Por supuesto, moderar la velocidad.
    6. Levantar el pie en vez de frenar, manteniendo la adecuada distancia de seguridad propia de cada vía y tramo en particular.
    7. Usar el start  & stop, y si nuestro coche no lo tiene, apagar el motor en las pausas largas.
    8. No utilizar baca o similares si no es absolutamente necesario.
    9. Tener la presión adecuada en los neumáticos.
    10. Mantener mecánicamente el coche en buenas condiciones y bien puesto a punto.
    11. Cerrar las ventanillas.
    12. Poneos buena música… y todo con tranquilidad.

    Si conseguimos, poco a poco, interiorizar y mecanizar estas prácticas para convertirlas en un hábito, seguro que notamos el ahorro en el consumo, que redunda también en la disminución de la huella de nuestra actividad.

     

    Gobierno y Calidad de MTP

    Ver más historias