¿Cómo hacer una oficina ‘agile’?

¿Cómo hacer una oficina ‘agile’?

mtp
Por mtp

¿Cómo es posible que nos embarquemos en la transformación digital de nuestra organización y nuestro negocio, y nuestros espacios de trabajo sigan más o menos igual?

Nuestros espacios de trabajo deben ser acordes con nuestra estrategia de transformación -que suele incluir la implementación de metodologías ágiles, área de trabajo de MTP- si realmente queremos sentirnos y hacer como hemos ideado que debe ser.

Una organización innovadora o transformadora necesita de espacios que motiven al pensamiento innovador y a romper esas barreras invisibles que impiden el cambio cultural que se necesita para transformarnos. Pues es imposible transformarnos sin un cambio cultural, máxime si estamos hablando de transformación digital y de empresas innovadoras en el mercado.

Parece coherente pensar en crear como mínimo, una sala ágil, o ‘agile’ en la terminología que usamos en los métodos de desarrollo de proyectos. Aunque lo ideal es que toda la oficina sea ágil, pero eso solo está reservado para aquellos que quieren radicalmente romper con el pasado o tienen muy claro que no van a lidiar con clientes u otras partes interesadas que sigan siendo eminentemente clásicos. Es por tanto una solución mantener una visión bimodal, por ejemplo una sala de reuniones clásica y una sala ágil.

Además el mantenimiento de la visión bimodal deberá ayudar a que todos los miembros de la organización puedan comparar, sin obligaciones no escritas, y decantarse por lo que va a ser el futuro de la empresa. La cuestión es conseguir la viralidad de estas iniciativas y modelos en toda la organización.

Crear un contexto amable y humano en la oficina ‘agile’

En la sala ágil se primará el trabajo colaborativo y multidisciplinar en aras de objetivos concretos y medibles pero a través de contextos amables, humanos, incluso domésticos. No decimos que haya que poner una chimenea y una mesa camilla en la sala, pero sí algo que ayude a eliminar la rigidez de una silla y una mesa en el sentido clásico de una sala de reuniones.

Se pueden colocar taburetes, sofás, una correcta iluminación eficiente, máquinas (gratuitas) de café u otros bebedizos, preferentemente saludables, y por supuesto, posibilidades infinitas de conexiones, monitores fáciles, pizarras grandes y con buenos rotuladores de colores y pos-its, … todo aquello que se nos ocurra que nos haga tener el sentir más agradable para realizar nuestras tareas, independientemente de la metodología con que las acometamos.

¿No crees que de esta manera no solo se produce mejor, sino que se producen mejores cosas y aplicamos mejores ideas y modelos innovadores? Quien sabe… tal vez, hasta encontremos los océanos azules de nuestro negocio en el futuro.

Antonio García Fernández

Responsable de Gobierno y Calidad de MTP

Evento MTP DevOpsEvento DevOps MTP